Camino Neocatecumenal

 

 

 

"El Señor nos ha llamado a vivir un camino de conversión, a través del cual estamos descubriendo la inmensa riqueza de nuestra fe en un catecumenado post-bautismal. Durante este catecumenado, gradualmente, etapa por etapa, paso a paso, descendemos a las aguas de la regeneración eterna, de forma que el bautismo que la Iglesia nos confió en el pasado, mediante nuestra adhesión a él, se convierta en sacramento de salvación, en buena noticia para todos los hombres. A través del Neocatecumenado se abre en el centro de la parroquia un camino de iniciación cristiana que desarrolla un trabajo pastoral de evangelización para adultos. Esta evangelización está trayendo a una fe viva a muchos de nuestros hermanos quienes hoy viven un cristianismo de costumbres y hábitos y está permitiendo que mucha gente sumergida en un mundo secularizado tenga la posibilidad de encontrarse con Jesucristo a través de comunidades cristianas que viven su fe en un nivel adulto del amor en la dimensión de la cruz y en una unidad perfecta". (Kiko Argüello)

 

 

 

El Camino Neocatecumenal comenzó allá por 1964 en las chabolas de Palomeras en Madrid, siendo los iniciadores: Kilo Argüello y Carmen Hernández. Actualmente cuenta con más de 16500 comunidades en 105 países, distribuidos en 883 diócesis y 4950 parroquias.

 

 

Comunidades Neocatecumenales de San Pascual Baylón son las más antiguas de Guadalajara.

 

 

El Camino Neocatecumenal, o Comunidades Neocatecumenales, es un Itinerario de Iniciación Cristiana, que se encuentra implantado en nuestra parroquia, desde hace ya ventitrés años, comenzó a primeros de 1983, siendo la primera de toda la diócesis.

 

Las comunidades, con el párroco a la cabeza, caminan apoyándose en un trípode:

 

- La celebración de la Palabra.

 

- La celebración de la Eucaristía.

 

- Un domingo de convivencia al mes.

 

 

 

Durante dos meses al año se suele dar catequesis en la parroquia donde están implantadas, o en cualquier otra que lo solicite, con el fin de que nazca una nueva comunidad, o se refuerza alguna existente.

 

A partir de la constitución de una comunidad, ésta, comienza su andadura apoyándose en el trípode y recorriendo, en un largo periodo de tiempo, el camino bautismal.

 

 

 

Muchos han sido los frutos, también en las vocaciones religiosas,

Actualmente, junio de 2009, sigue una comunidad que renovó las promesas bautismales en la noche de Pascua.